Almagro, mucho más que teatro

Plaza Mayor de Almagro
Plaza Mayor de Almagro

Almagro es sinónimo de teatro y de berenjenas. Y no voy a negar que ambas cosas se puedan encontrar en este municipio de Ciudad Real, pero lo que sí os aseguro es que esta ciudad de poco más de 9.000 habitantes tiene muchísimo que ofrecer cultural y gastronómicamente hablando, como así lo demuestra el formar parte de la red de Los pueblos más bonitos de España.

Lo ideal es visitarla durante el Festival de Teatro Clásico que se organiza durante el verano. Pero los precios suben, los visitantes aumentan y el calor del interior de La Mancha no es apto para todos los cuerpos. Aunque se puede acudir en otras muchas épocas y en todas ellas lo disfrutaréis, os recomiendo la Semana Santa: el frío ya no es tan intenso, con un poco de suerte el buen tiempo os acompañará y podréis visitar las Tablas de Daimiel o las Lagunas de Ruidera, y además, conocer sus tradiciones religiosas (interesantes también para ateos y agnósticos).

Corral de Comedias de Almagro
Corral de Comedias de Almagro

Centrándonos primero en este último aspecto, Almagro, al igual que la mayor parte de ciudades y pueblos españoles, cuenta con numerosas procesiones durante la Semana Santa, no tan espectaculares ni tan sentimentales como las de Sevilla, pero con detalles que las hacen muy peculiares. Un ejemplo son los desfiles de Los Armaos, una cofradía religiosa de disciplina militar que representa a las tropas del Imperio romano. Además de acompañar a las imágenes religiosas,  realizan un desfile denominado el caracol, una danza en la que se van marcando distintas espirales que se entrelazan.

Además de sus tradiciones, Almagro cuenta con numerosos monumentos que visitar. El más conocido, el Corral de Comedias, el único que se ha conservado intacto e inactivo desde principios del siglo XVII. Se puede visitar de forma individual o a través de una visita teatralizada que básicamente consiste en una breve representación y un recorrido libre posterior por las instalaciones. Además, si la programación es de vuestro agrado, también se pueden comprar entradas para ver algunas de las obras que allí se representan.

Máscaras del Museo Nacional del Teatro
Máscaras del Museo Nacional del Teatro

Si sois amantes de este arte, debéis visitar el Museo Nacional del Teatro. Allí se encuentran expuestas recreaciones de teatros españoles a lo largo de la historia, escenarios y montajes de las obras más importantes de la literatura, así como los vestuarios utilizados para estas y, por último, una muestra de los artilugios empleados hace décadas para lograr la magia del teatro: máquinas para simular olas, viento o el ruido del mar. Ya, por último, podéis acudir al Teatro Municipal, construido a mediados del siglo XIX. Aunque su arquitectura no destaca especialmente, merece la pena recorrer los palcos de un teatro o subirse al escenario y convertirse en actor por unos segundos.

Para seguir conociendo la cultura de la zona hay que adentrarse en el mundo del encaje. Aunque lo podréis descubrir en las múltiples tiendas que lo venden (en la Plaza Mayor hay una que vende todo tipo de artículos así confeccionados), para conocer en profundidad este arte que practicaban nuestras abuelas se puede visitar el Museo del Encaje. Una pequeña instalación en la que se puede aprender las técnicas empleadas, así como observar increíbles piezas de colección así elaboradas (abanicos, vestidos, guantes o manteles).

Almacén de los Fúcares
Almacén de los Fúcares

Durante todo este tiempo habréis pasado en numerosas ocasiones por la Plaza Mayor de la ciudad, centro del casco antiguo, con fachadas de balcones verdes y numerosos locales en sus soportales, además de una gran vida diurna y nocturna. Desde allí, podéis dirigiros a la otra zona de Almagro y visitar el Almacén de los Fúcares, un caserón del siglo XVI que hoy alberga la Universidad Popular de Almagro, o monumentos religiosos como la iglesia de San Agustín o el convento de la Asunción de Calatrava.

Por último, antes de dejar la ciudad hay que probar sus berenjenas. Cualquier de los bares de la zona las ofrecen y son perfectas para acompañar a la cerveza del aperitivo. Además, la gastronomía de Almagro cuenta con otros platos típicos como los duelos y quebrantos (huevos revueltos con chorizo y tocino de cerdo), el tiznao (bacalao revuelto con diversas verduras) o el clásico pisto manchego. Recetas para un día de frío y para ser reposadas con una larga siesta.

almagro3

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s