Fuenterrabía, el paisaje de la Ikurriña

Vista de Fuenterrabia
Vista de Fuenterrabia
Paseo de Butrón
Paseo de Butrón

Los pocos kilómetros que lo separan de la frontera gala hace pensar que sus costumbres estarán más cerca de la elegancia francesa que de la popularidad y cercanía española.M Sin embargo, Fuenterrabía (Hondarribia en vasco) es un claro ejemplo de la alegría española, con sus fiestas, su ambiente en las calles, sus calles plagadas de bares llenos de gente para la que la hora del aperitivo puede ser cualquiera, mientras que sus colores realzan su verdadera naturaleza, la vasca.

Aunque es probable que entréis al pueblo, situado a unos 20 kilómetros al este de San Sebastián, por la zona antigua, el mejor lugar para dejar el coche es junto al puerto (de pago, por supuesto). Desde allí, entrareis al paseo de Butrón, un paseo marítimo con unas maravillosas vistas del mar Cantábrico, el estuario del río Bidasoa y la bahía de Txingudi con Hendaya (región francesa) al otro lado. Tampoco debéis centraros en esta zona, pues os perderéis el verdadero encanto del barrio de la Marina, situado en las calles peatonales paralelas. Pasada la calle San Pedro, llegaréis a la calle Santiago, donde descubriréis cómo los colores de la Ikurriña se han convertido en las pinturas de los balcones de las casas. Además, ambas avenidas son los principales lugares para comer del pueblo, por lo que disfrutareis del bullicio, la alegría y la fiesta que solo los españoles sabemos verdaderamente disfrutar.

Balcones del barrio de la Marina
Balcones del barrio de la Marina
Calles del Casco Viejo
Calles del Casco Viejo

Subiendo por la calle San Pedro, llegaréis al Casco Viejo, inmerso en  un recinto amurallado, donde lo mejor es perderse por los callejones para descubrir los trozos de la antigua muralla, las plazoletas, las casas de piedra, que no abandonan sus coloridas fachadas, y la esencia de un pueblo vasco. A destacar de esta zona, la plaza de Armas, en la que nos encontramos con el Castillo de Carlos V, actual parador de Fuenterrabia (y uno de los más caros del país). Rodeando el castillo, podréis disfrutar de las vistas de la costa, a la que ahora se suma una panorámica de la villa. Además, debéis llegar a la original (y aún actual) entrada peatonal al pueblo (que habréis pasado a vuestra llegada con el coche, probablemente): la Puerta de Santa María.

Un municipio para visitar en una tarde o disfrutar durante varios días si, además, se quiere ir a la playa o, incluso, cruzar a Hendaya. Aunque el pueblo francés tiene mucho que envidiar al vasco y no se puede decir que destaque por su belleza, llama la atención el contraste de culturas existente por la línea invisible de la frontera.  Mientras en Fuenterrabia los españoles disfrutan de las fiestas en verano, en Hendaya, los franceses acuden a la playa y tratan de surfear en unas playas con pocas olas, en un ambiente silencioso y tranquilo.

Entrada a Fuenterrabia por la Puerta de Santa María
Entrada a Fuenterrabia por la Puerta de Santa María
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s