Miranda do Douro, naturaleza, historia y compras

Arribes do Douro
Arribes do Douro
Vista de la zona antigua de Miranda do Douro.
Vista de la zona antigua de Miranda do Douro.

A orillas del Duero y colindando con la frontera con España se encuentra Miranda do Douro, un pequeño pueblo de Portugal al que solían acudir muchos españoles a comprar toallas y sábanas.  Hoy, aunque entre sus comercios destacan estos productos y aún son muy frecuentados por los habitantes del país vecino, Miranda ha logrado adquirir popularidad gracias al increíble entorno natural en el que se halla, conocido como los Arribes del Duero.

Son muchos los turistas que eligen esta localidad lusa como punto de partida para realizar numerosas rutas en las que conocer las orillas del río desde diversas perspectivas. Además, desde su puerto fluvial sale uno de los dos cruceros turísticos que recorren el Duero (el otro parte de Aldeadávila, Salamanca).

Ruinas del castillo de Miranda do Douro.
Ruinas del castillo de Miranda.

Aunque vuestra visita a Miranda sea también con este objetivo, merece la pena recorrer su pequeño centro histórico y descubrir un poco más acerca de este pueblo que cuenta con una lengua propia, el mirandés. Si entramos por la rue do Mouzinho de Albuquerque, lo primero que veremos será a un lado, la muralla prerrománica que protegía la antigua ciudad y a otro, las ruinas del castillo, construido en el siglo XIII y destruido 400 años después. Continuamos nuestro paseo, dejando a un lado y a otro de la calle pequeños comercios y algún que otro bar o restaurante hasta llegar a la bella plaza Joao III, flanqueada por la Cámara Municipal y el Museo de la Tierra de Miranda. El espacio está presidido por un par de esculturas de una mujer y un hombre mirandés que visten los trajes típicos del lugar.

Estatuas con los trajes típicos de Miranda do Douro.
Estatuas con los trajes típicos de Miranda.

Tomamos entonces la calle de la izquierda y llegamos a la Concatedral de Miranda, que data del siglo XVI. Este edificio funcionó como catedral hasta 1780, cuando la diócesis fue trasladada a la localidad vecina de Braganza. En su interior se encuentra uno de los grandes símbolos de la región, el Menino Jesus da Cartolinha, que veréis en muchos souvenirs. Se trata de una particular representación del niño Jesús que posee un armario propio de ropas totalmente laicas. Los mirandeses cambian las vestimentas según la época del año (trajes que podemos observar tras la figura).  La leyenda cuenta que la escultura fue tallada en honor a un joven que se apareció ante los mirandeses en 1711 y ayudó a las tropas lusas a impedir la invasión hispana. Por último, tras la concatedral se encuentran las ruinas del antiguo Palacio Episcopal, transformadas en unos bonitos jardines.

Concatedral de Miranda do Douro.
Concatedral de Miranda.

Antes de abandonar la ciudad, hay que visitar la zona comercial, situada en la rua do Mercado. Aunque en otras zonas de Miranda también nos encontramos algunos comercios, es aquí donde se sitúan, una tras otra, las tiendas dedicadas a vender toallas, albornoces, sábanas y otros artículos para el hogar. Tras esta jornada de turismo, lo mejor es recuperar fuerzas en alguno de sus restaurantes, que ofrecen raciones de comida abundantes, de calidad y muy económicas, entre las que triunfa, como no podía ser de otra forma, el bacalao en todas sus modalidades.

Zona nueva de Miranda do Douro.
Zona nueva de Miranda.

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s