Covadonga, tres lagos que honran a Asturias

Lagos de Covadonga.
Lagos de Covadonga.

Uno de los parajes naturales por excelencia en Asturias es el que conforman los tres lagos del parque de Covadonga (uno de ellos solo visible tras el deshielo de las montañas), englobado dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa. Un espacio situado a más de 1.000 metros de altura y en el que, además de disfrutar de la naturaleza, se puede visitar el santuario de Covadonga, patrona de los asturianos.

Vacas en Lagos de Covadonga.Al lugar solo se puede acceder en coche, aunque algunos valientes se atreven con la bicicleta. De hecho, es una de las grandes etapas de la Vuelta Ciclista a España. Una vez en la primera de las lagunas, es necesario dejar el vehículo en uno de los parkings (y tener en cuenta que si hace muy buen tiempo y es un día festivo, no podemos llegar muy tarde pues tendremos problemas para encontrar sitio). A partir de entonces, el recorrido se hace a pie (o en bici, por supuesto), pero se trata de una senda sencilla y apta también para ir con niños.

El primero de los lagos que nos encontramos es el Enol, el más grande de los tres. Bajo sus aguas se encuentra la Virgen de Covadonga. Más adelante llegamos a La Ercina, rodeado de una amplia explanada de césped que suele estar llena de vacas pastando. Todos los turistas se acercan a los animales (aunque es importante no molestarlos) para tener una fotografía junto a ellos. Es inevitable no caer en la tentación.

Minas de Buferrera.
Minas de Buferrera.

Durante el recorrido, indicado a través de señales,  nos encontramos con varios miradores que nos dan unas maravillosas vistas del parque, pero también de sus alrededores, entre los que está el municipio de Cangas de Onís. Además, se pasa por las Minas de Buferrera, explotadas hasta los años 70 para la extracción de manganeso. En la zona podemos recorrer un tramo de las antiguas vías u observar las vagonetas utilizadas por los mineros.

Santuario de Covadonga.
Santuario de Covadonga.

Como en todo parque natural, si hay algún pero es la excesiva presencia de visitantes o, más concretamente, de domingueros. Llenan a la zona cargados de energía y, en ocasiones, acaban con la tranquilidad que emana la naturaleza. Los restaurantes construidos en los alrededores de los lagos han potenciado la presencia de estos incómodos visitantes y en cuanto se acerca la hora de la comida, se encienden las barbacoas y comienzan a llegar numerosos autobuses. Una razón más para visitar los lagos a primera hora de la mañana y comer en alguno de los pueblos de los alrededores.

En cualquier caso, antes de emprender el regreso, los más religiosos, así como los grandes curiosos, pueden visitar la basílica y la Santa Cueva (en torno a la cual se construyó a finales del siglo XIX el templo), apartados de los tres lagos. Según la leyenda, la Virgen de Covadonga guió a Don Pelayo -escondido en la gruta- a lograr la victoria en la batalla contra los musulmanes.

Lago La Ercina.
Lago La Ercina.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s