Cinco consejos si viajas a Islandia

Aunque hace unos años Islandia era un territorio desconocido para los turistas, hoy en día las visitas se han multiplicado y los islandeses casi temen los efectos que esto puede tener sobre el país. No obstante, esta isla es aún un territorio inexplorado y no está preparado para los turistas como otras zonas del mundo (ahí reside su encanto y esperemos que no cambie). Os damos algunos consejos para guiaros antes y durante vuestro viaje a la isla de hielo.

Alojamiento en Islandia.
Alojamiento en Islandia.

Alojamiento

El alojamiento en Islandia es muy limitado. Cuando busquéis alojamiento, veréis que las cadenas internacionales no están prácticamente presentes en la isla y tampoco hay grandes grupos hoteleros islandeses. Los que sí han construido en el país, ofrecerán unos precios desorbitados. Aunque hay que asumir que Islandia es un país caro, hay ofertas más económicas y que os permitirán disfrutar de la esencia nórdica. Lo mejor es recurrir a una guesthouse o granja (muchas de ellas son lo que en España llamamos casas rurales) o un apartamento. La mayoría de estos alojamientos están ubicados a las afueras de los pueblos, en zonas de acampada o diminutas poblaciones. Los hay con baño compartido o privado, según vuestras preferencias, algunos ofrecen desayuno y la mayoría cuenta con cocina (individual o compartida). Además, muchas cuentan con jacuzzis exteriores que podéis usar a cualquier hora del día. No serán baratas, pero sus precios se acercarán más a los de los hoteles ligeramente caros de España.

Viajar en coche por Islandia.
Viajar en coche por Islandia.

Coches

Para conocer Islandia es necesario tener un coche y puesto que llevar uno a la isla es algo complicado, os recomendamos alquilar uno. Las empresas os ofrecen todo tipo de modelos. Dependiendo del plan que tengáis en mente, será mejor uno u otro, pero si vuestro objetivo es visitar los lugares más emblemáticos de la isla, con un utilitario básico será suficiente. Cuando lo contratéis, la póliza que paguéis incluirá solo el seguro básico (un seguro a terceros que únicamente cubre los gastos que produzcáis en otro coche en caso de accidente). Para cualquier otro daño, tendréis que pagar una franquicia. El importe de esta puede reducirse si pagáis un seguro superior. Además, en el caso de que queráis proteger el coche de posibles daños en las lunas o la pintura del vehículo por tormentas de arena o pequeñas piedras, tendréis que contratar un seguro diferente. ¿Nuestra recomendación? El seguro básico. Es cierto que al principio vas con miedo, pero teniendo cuidado, no tiene por qué pasar nada. Nosotros por carreteras de grava y de tierra y no tuvimos ningún problema. Además, la empresa nos informó que en el caso de tener que pagar algún daño que provocásemos, los seguros de viaje de algunas tarjetas de crédito ofrecen el reembolso del importe de la reparación una vez se entreguen los papeles correspondientes de vuelta a tu país.

Carreteras en Islandia.
Carreteras en Islandia.

Carreteras

Islandia tiene una carretera circular, la carretera 1 o ring road. El 90% está asfaltada y en buenas condiciones, pero solo dispone de dos carriles, uno para cada sentido. Pese a ello, los islandeses no son agresivos al volante y os cruzaréis con muy pocos conductores en vuestro recorrido (el tráfico lo encontraréis principalmente en el sur, donde se encuentran los turistas). Además de esta carretera principal, que en Reikiavik tiene varios carriles, y que está limitada a 90 km/h, hay tres tipos más: carreteras de dos y tres números y las catalogadas con la letra F. La diferencia entre las dos primeras no es demasiada. La velocidad de circulación está limitada a 80 y 70 km/h respectivamente y lo habitual es que las de tres cifras tengan zonas sin asfaltara. Circular por ellas no es complicado. Tras varios kilómetros, te acostumbras al terreno. Solo es necesario ir más despacio de lo marcado por el límite, principalmente por los baches o la posibilidad de que alguna piedrecilla salte a tu paso y haga una pequeña rozadura en la luna delantera. Las carreteras F solo son aptas para vehículos todoterreno. Si cualquier otro automóvil circula por ellas y tiene un problema, la empresa anula todas las cláusulas del seguro. En cualquier caso, las F solo se adentran en el interior de la isla, en las zonas más montañosas, por lo que no os perderéis nada esencial. Además, hay excursiones que también os permiten acceder a algunos de estos lugares.

Comida

Comer en Islandia.
Comer en Islandia.

Como ya os hemos dicho, vivir en Islandia es caro, al menos para los extranjeros que llegan a un país en el que el salario medio ronda los 50.000 euros al año. Por tanto, comer, como cualquier otra actividad, cuesta más de lo que nos gustaría. No obstante, este no será el principal  problema al que os tendréis que enfrentar cuando queráis almorzar. Si recorréis Islandia en coche, las comidas, meriendas o cenas os pillarán en la carretera y en esta isla, puedes recorrer 100 kilómetros sin ver una gasolinera y, menos aún, un restaurante. Por tanto, la mejor opción (y más económica) es llevaros algo de comida de España. Recordad que está prohibido llevar embutidos, lacteos y huevos (siempre que no estén completamente cocinados), por lo que os las tendréis que ingeniar. Esto os sacará de un apuro si no encontráis un supermercado y os ataca el hambre. Si estáis cerca una gasolinera, siempre podréis comprar allí para haceros unos bocatas o recurrir a su menú. Las hamburguesas están bastante bien y, aunque son algo caras, de vez en cuando se necesita meter en el cuerpo una comida caliente. A pesar de todo, intentad reservar al menos un día para comer en una ciudad. No será barato, pero una parte fundamental de todo viaje es probar la gastronomía de la zona. Y cuando pidáis, recordad que no es necesario tomar agua mineral. El agua del grifo de Islandia es fantástica y es habitual que los restaurantes tengan jarras de agua a disposición de los clientes.

Dinero

En muchos sitios leeréis que en Islandia todo se puede pagar con tarjeta. Y así es. De hecho, la mayor parte de los establecimientos asumen que así lo harás. De todas formas, siempre es buena idea cambiar algo de dinero y llevar encima unas cuantas coronas para cualquier imprevisto (o por si preferís no meter vuestra tarjeta en un lugar determinado). A la hora de echar gasolinera, todos los surtidores son prepago y automáticos, es decir, introduces la tarjeta en la maquina (situada junto a la manguera), seleccionas surtidor e importe (o depósito lleno), introduces el pin y ya puedes echar gasolina. Las empresas de alquiler de vehículos suelen dar una tarjeta de descuento que se puede usar en unas u otras gasolineras.

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s